La Misa del Rito Copto

Cuando los Apóstoles fundaron la Iglesia en diversas partes del mundo, la Misa ya tenía los elementos esenciales que Cristo ordenó. Sin embargo, cada cultura envolvió estos elementos esenciales con formas y usos de su cultura, que además se relacionan con el enfoque teológico del Apóstol que fundó esa Iglesia.

Así como San Pedro y San Pablo fundaron la Iglesia de Roma, San Pedro la de Antioquía y San Andrés la Iglesia Griega, San Marcos fundó la Iglesia de Egipto en Alejandría, de modo que el Rito Copto también se llama “Rito Alejandrino”.

Si bien nuestra misa y celebraciones tiene sus propios cantos y formas externas propias, las oraciones y estructura de la misa son esencialmente las mismas en todos los ritos cristianos, ya sea el romano, el griego, el siriaco o el armenio, entre otros.

Nuestra Iglesia utiliza tres versiones propias de la Santa Misa. La principal es la Liturgia de San Basilio (que se usa casi todo el año), seguida por la de San Gregorio Nacianceno, que se usa en algunas fiestas (Navidad, Epifanía y Pascua). También existe la de San Cirilo, que proviene de la tradición del Apóstol San Marcos pero ha dejado de utilizarse.

Ritos Preparatorios

Antes de la Misa, se recita la Liturgia de las Horas (Agpeya), seguida de las oraciones preparatorias, que dice el sacerdote ya revestido de sus ornamentos sagrados.

Los acólitos visten una especie de alba amplia, sin cinturón o cíngulo, adornada con cruces bordadas. El diácono lleva estola y el sacerdote un alba (stoicharion), con cíngulo (zounarion), puños (kiman), estola (batrachil) y la casulla (phenolion).

El pueblo canta “Kyrie Eleison” mientras los acólitos presentan al sacerdote el vino, el agua y el pan eucarístico para que los bendiga, escogiendo solo uno de los panes para la Consagración. Este ritual se llama “Circulación del Cordero”.

Después el sacerdote se lava las manos, inciensa el altar y prepara el cáliz. Los acólitos se arrodillan para recibir la bendición del sacerdote, que regresa al altar e inciensa las ofrendas. El incensario representa a la Virgen, y su aroma a Cristo.

En la Liturgia de la Palabra, se leen tres lecturas. La primera de San Pablo, la segunda de las Epístolas universales y la tercera de los hechos de los Apóstoles. Luego se canta el Trisagion (Santo Dios), que en la tradición copta se dirige a Nuestro Señor Jesucristo expresamente.

Después viene el Salmo de David y el canto del Evangelio.Todos se sientan para escuchar el Sermón, para reanudarse después la misa con la recitación del Credo.

La Liturgia Eucarística

El Canon de la Misa inicia con oraciones preparatorias, seguidas de la narración de la Última Cena y las palabras de la Consagración.La parte central es la Epíclesis, donde el sacerdote pide al Espíritu Santo que complete la transformación de los dones en el Cuerpo y la Sangre de Cristo.

A diferencia de la tradición occidental, en la Iglesia Ortodoxa el pan del sacrificio es fermentado, tan espeso como un dedo y con 13 cruces de relieve en su superficie, las cuales representan a Nuestro Señor y sus Apóstoles.

Antes de la comunión, el sacerdote realiza la fracción del pan y separa un trocito, que muestra a los fieles diciendo «lo santo para los santos» (Elevación); y lo deja caer en el cáliz.

En la comunión, el sacerdote toma la parte central del Cuerpo de Cristo y distribuye el resto entre los fieles.

Cuando los feligreses terminaron de comulgar, el sacerdote purifica los vasos sagrados y los entrega a los diáconos para que los acomoden, dejándolos listos para la siguiente misa, despidiendo al Ángel de esta ofrenda.

Acabada la misa, el sacerdote distribuye entre la congregación el pan bendito (hayan o no hayan comulgado), el cual fue dedicado a Dios antes de la misa, pero no fue consagrado.

2018-11-27T20:04:22+00:00